Vacazul
Hoy vengo a traeros algo totalmente nuevo: un deporte, y no se trata de otro homenaje a nuestros Campeones del Mundo, sino un juego que creo que se conoce más bien poco en nuestro país, ya que se trata de una variación de billar con origen en el Reino Unido.

Para empezar ya la mesa en sí es de diferente tamaño, y cuando digo diferente quiero decir ¡enorme!. Tiene una anchura de 1,8m y una longitud de 3,6m, en la que se disponen todas las bolas que los jugadores estudiaran minuciosamente desde todos los ángulos durante el juego lo que conlleva unos cuantos paseos alrededor de la mesa en cuestión. Si os pusiera las estadísticas de los kilómetros hechos en algunas partidas alucinaríais jeje, (¿quién quiere gimnasia cuando puede dar mil vueltas a una mesa de snooker?). Para tocar más las narices además cuenta con troneras algo más pequeñas. Esta mesa es también conocida como de doce pies.

Pasemos a las bolas, para jugar al Snooker necesitamos: una bola blanca, que como en todo billar será la que deba golpear el taco, quince bolas rojas colocadas formando el triángulo que estamos acostumbrados a ver y otras seis bolas con los siguientes colores: negra, rosa, azul, marrón, verde y amarilla, cada una de ellas con su punto fijo en la mesa.

El objetivo del juego es obtener más puntos que el rival, pero para ello deben embocarse las bolas en un determinado orden, primero una roja y después una de color y así sucesivamente hasta que se falle (involuntaria o estratégicamente) una bola y le toque el turno al contrario. Y es aquí justo donde reside el encanto del Snooker. No se trata de tirar y meter bola sin más, sino que debes tirar a una determinada bola para que metiéndola en una de las troneras salga hasta el punto en que necesitas que se quede para poder tirar a una de color y así sucesivamente, de modo que cuando no puedes hacerlo y debes ceder el turno a tu contrincante debes tirar la bola de tal modo que quede escondida para el rival y le sea difícil poder hacer su juego.

El Snooker no es ni por asomo un juego tan solo de bolas y pericia, sino que se trata de estrategia en todo momento, de exactitud en el golpeo del taco para obtener dos cosas: embocar una bola y obtener el punto deseado en que debe quedarse la bola blanca tras meterla para poder seguir la combinación roja-color hasta limpiar la mesa... Si os parece sencillo, os reto a intentarlo.


Los puntos obtenidos dependerán de la bola metida, si es una bola roja sumará un punto, si es una bola de color cada una de ellas tiene unos puntos concretos siendo la bola negra la de mayor puntuación, de modo que se establece que la puntuación máxima que podría hacerse en la mesa es la combinación roja-negra durante toda la partida, lo que cuenta un total de 147 puntos, suponiendo que limpies la mesa en un solo turno. Cada vez que se mete una bola de color el árbitro la coloca de nuevo en su lugar fijo de la mesa. Una vez metidas todas las bolas rojas las de color deben meterse en un orden determinado: siguiendo el valor de las bolas de color de menor a mayor, comenzando por la bola amarilla hasta acabar con la bola negra.

Las puntuaciones de las bolas son las siguientes:

- Bola roja: 1 punto
- Bola amarilla: 2 puntos
- Bola verde: 3 puntos
- Bola marrón: 4 puntos
- Bola azul: 5 puntos
- Bola rosa: 6 puntos
- Bola negra: 7 puntos


Las bolas amarilla verde y marrón se disponen equidistantes en la línea transversal superior de la mesa. El resto de bolas de color se colocan también de forma equidistante a lo largo del eje longitudinal de la mesa.

Además de todo esto están las faltas, cuando no tocas la bola que debes le sumas al marcador del contrario cuatro puntos en caso de que sea bola roja o el valor de la bola si es de color, y el contrario decide si continua él la partida o te hace repetir la tirada, que en caso de que vuelvas a fallar le sumará otros tantos puntos de regalo. Por tanto, pese a que la puntuación máxima siguiendo la combinación roja-negra es de 147 puntos, esta puntuación puede ser superada en una partida al contar los puntos de falta.

Para meter una bola roja puedes combinar el juego tocando otra bola roja que a su vez golpee a la que metes en tronera, e incluso meter varias bolas rojas en el mismo tiro, pero cuando se trata de bolas de color no se puede hacer ninguna combinación, la bola que se golpea debe ser la que entre en tronera, ni por lo tanto se pueden meter varias bolas de color en el mismo tiro. Si la bola que se mete es la blanca por supuesto es falta y se le entrega la bola blanca al contrario para que el disponga su posición en la mesa dentro del área de la D de salida.


Hay más minuciosidades dentro del juego que se aprenden según ves jugar y son algo más complejas pero lo más interesante del juego en sí es hacer lo que se llama Snooker, que consiste en esconder de tal modo la bola blanca para el contrincante que no vea ninguna de las rojas ni pueda embocarla, por lo que tendrá que apoyarse en banda para poder jugar, conseguir el Snooker perfecto es realmente complicado, pero la manera de proteger la bola es generalmente tirarla detrás de la línea transversal, de modo que las bolas de color situadas en ella sirvan de escudo y dificulten la tirada del rival.

Donde el juego es más popular es por supuesto en su lugar de origen, siendo la mayor parte de jugadores de origen irlandés o del Reino Unido, pero el Snooker ha atravesado fronteras y ya hay jugadores de prácticamente todas partes (incluida Asia).

Las partidas de Snooker suelen ser de una duración no precisamente corta, ya que está compuesta de frames (lo que en tenis serían sets), dependiendo del tipo de campeonato que se trate se juega a más o menos frames.


Y si os preguntáis cómo me aficioné yo a este juego os contaré la anécdota, zapping, canal eurosport y un novio que se aficiona a los juegos más raros que existen, solo que este me enganchó a mi también a los diez minutos de partida, empecé a interesarme cómo se jugaba y a enterarme de los entresijos que conllevaba este interesante juego, hasta que quedé irremediablemente enganchada. Eso fue en el último campeonato del mundo, que si no recuerdo mal se jugaba al mejor de 35 frames, en el que, por cierto, ganó un australiano (Neil Robertson - 18 frames) arrebatándole el título a un irlandés (Graeme Dott - 13 frames) que había obtenido anteriores victorias. La partida final en cuestión fue, curiosamente, la más larga de la historia del Snooker, llegando a durar más de doce horas (para volverse loco jeje). Las partidas generalmente se juegan en varias fases para resultar más descansadas, pero esta en concreto no acabó hasta las dos de la mañana que me pude ir a dormir tras ver a Robertson feliz con su madre y su bandera australiana.

El australiano Neil Robertson

Lo cierto es que personalmente he visto poco Snooker, algo que trato de remediar, por lo que no puedo contaros demasiado sobre los jugadores, pero el que desde luego me ha conquistado sin remedio es Ronnie O'Sullivan. Yo le aconsejaría que si algún deja el Snooker (espero que no) se meta a sucesor de Mister Bean porque jamás he visto un hombre tan expresivo facialmente, los gestos de su rostro parecen sencillamente imposibles. Bromas aparte, este ingles de 35 años es profesional de Snooker desde 1992, cuando contaba con solo 17 años, y debutó en el Campeonato del Mundo en 1993 con 18. Cuenta con muchas curiosidades en su haber, como jugar con ambas manos, realmente es capaz de lo imposible, y solo tenéis que ver una partida suya para saber que que os hablo. Su break más alto es de 147 puntos, algo que ha conseguido en nueve ocasiones y que es el único jugador que lo ha hecho en más de una ocasión en el Campeonato del Mundo. Tiene el 147 más rápido de la historia, conseguido en 5minutos y 20 segundos. Lo apodan The Rocket (el cohete).


O'Sullivan, un hombre peculiar


5 Responses
  1. Murillin Says:

    Así que me aficiono a deportes raros, jeje. Pues da gracias que ONO no nos da Eurosport 2 que sino lo ibas a flipar, jeje. BSS


  2. Vacazul Says:

    jajajaja, no lo dudo!! creo que con el vicio que le he cogido al Snooker tengo para una larga temporada, a ver si empiezan a echar algo que no me entero!!


  3. Antero Says:

    Alucino por como te curras las entradas.

    ¿En serio el Snooker este es divertido? Supongo que será cuestión de ponerle ganas y aficionarse

    besos


  4. Vacazul Says:

    jajajaja, es que si hago las cosas me gusta hacerlas bien Antero, si no es tontería jajaja.

    Yo con este deporte estoy picadísima, en mi opinión es muuuy difícil ser un buen jugador de snooker, entran demasiados parámetros en juego, yo me paso viendo las partidas como embobada jaja, yo las ganas y la afición ya se las pongo jajaja.

    En cualquier caso como todo, para gustos los colores, pero yo personalmente recomiendo darle una oportunidad, en Eurosport y ese tipo de canales echan de vez en cuando partidas, si pillas alguna échale un vistazo y ya me contarás que te parece.

    Un beso!


  5. monstri Says:

    Enhorabuena por la explicacion! Mi mujer y yo tambien nos hemos aficionado a el snooker y no podemos parar de verlo!!!